MANIFIESTO #12M15M – CUENCA

El pasado 15 de Mayo miles de personas en todo el estado, y miles de personas también en Cuenca, salimos a la calle a luchar, a reclamar un mundo más justo, un mundo donde importen más las personas y sus derechos que los mercados y su insaciable avaricia, un mundo donde la política no sea el negocio de los políticos y el poder no sea sinónimo de corrupción, donde la democracia sea real, las crisis las paguen quienes las originan y los gobiernos escuchen más al pueblo que a los buitres especuladores del banco europeo o del fondo monetario internacional. Un mundo, en definitiva, mejor y diferente al que vivimos donde parece normal que se rescate con nuestro dinero a la misma banca que luego deja a miles de familias en la calle en desahucios inmorales e ilegítimos. Por eso salimos el 15 de Mayo y por eso hoy, un año después, seguimos aquí.

 

El 15M sirvió para reencontrarnos en la calle, abrir nuevas esperanzas y dar nuevo aliento a la sociedad civil. Nos hizo redescubrir que no estábamos solas al pensar que había otra manera de hacer las cosas, que somos capaces de cambiar las cosas, de que hay otra forma de hacerlo… No estamos solas, ¡el cambio está en nuestras manos!

Pero el 15M no se invento nada, fue un paso más en un camino que se viene andando desde hace mucho tiempo, donde mucha gente antes ha luchado de muchas maneras diferentes por los mismos valores por los que salimos el año pasado a la calle. Con sus luchas consiguieron derechos, derechos que son nuestros, que hasta hace poco dábamos por supuestos, como el derecho a la educación o la sanidad. Derechos que ahora los mercados están poniendo en entredicho. Por todos ellos, miles de personas el 15M, miles hoy, y miles en tantas otras convocatorias, vamos a seguir honrando su memoria, ¡para que sus conquistas no queden en nada!

 

Después del 15M también han pasado muchas cosas: dos elecciones, cientos de manifestaciones, una huelga, bajadas y subidas de la prima de riesgo y cientos de recortes que nos dejan un futuro, cuanto menos, incierto. Durante este tiempo no han dejado de intentar engañarnos justificando con la palabra “crisis” su vieja estrategia de socializar pérdidas y privatizar beneficios. Crisis, como si fuera una palabra mágica que convirtiera lo malo en bueno, su desvergüenza en algo imprescindible, la excusa perfecta para todos los abusos que están cometiendo. ¿Pero como pueden intentar justificar que, porque hace 4 años cayera Lehman Brothers en EEUU, ahora haya que cerrar plantas enteras en el hospital aquí en Cuenca? ¿Como pueden tener tanta cara? De una crisis en las hipotecas americanas han conseguido que se aumente aquí la edad de jubilación, se acabe con los derechos laborales de los trabajadores, se prescinda de muchos servicios públicos imprescindibles, se limiten las libertades ciudadanas y tantas cosas que si no se están haciendo aún es porque las respuestas sociales en la calle están siendo más amplias de lo que esperaban.

 

Como la situación no es entendible, intentan confundirnos con las palabras porque saben que una mentira cien veces repetida puede parecer una verdad.  Por eso nos hablan de crisis cuando quieren decir estafa. De austeridad cuando quieren decir recortes. De flexibilidad cuando quieren decir despidos. De seguridad cuando quieren decir represión. De derecho al trabajo cuando quieren decir derecho al paro y a la precariedad. Y de esfuerzo compartido cuando quieren decir el esfuerzo de los de siempre. Pero que no se engañen: No nos van a confundir, ni nos vamos a dejar robar tan fácilmente. Sabemos que todo responde a los interese y negocios de unos pocos.

 

La economía es una ciencia social. Y las ciencias sociales se distinguen de otras ciencias en algo fundamental: no tienen leyes indiscutibles, no existen los dogmas. En ciencias sociales todo es cuestionable. Los preceptos económicos, por tanto, son siempre cuestionables. Y si adoptamos unas ideas económicas u otras, lo hacemos respondiendo a una estrategia. Los recortes responden a una estrategia, la de los negocios de unos pocos. Pero vamos a desenmascararlos, a dar nombres de una vez: En Castilla-La Mancha los hospitales privatizados serán gestionados por la empresa “Capio”, donde trabajan (¡oh, sorpresa!) el marido de nuestra presidenta, Ignacio López del Hierro, y Teresa Echaniz, la hermana del consejero de sanidad, José Ignacio Echaniz. Todo financiado por Bankia, cuyo presidente era hasta esta semana Rodrigo Rato, ex ministro de economía, que también tiene participaciones en la empresa Capio. En lo tocante a educación, ya nos han anunciado que se pretende implantar una línea de concertada en Cuenca, en la que se concertará la educación de 0 a 3 años y el bachillerato, que no son obligatorios y por tanto no se permitían los conciertos en estas etapas. La encargada de hacerlo sería la orden Servi Trinitatis. Los intereses de unos pocos.

 

Porque aunque nos tomen por tontos, cada una de vosotras habéis demostrado hoy que aún hay gente dispuesta a luchar y defenderse. Al 15M le siguieron las acampadas y destruimos el mito de la apatía de la juventud. Y cada vez que quisieron dar por acabada la ola de indignación, contestamos con unas manifestaciones aún más grandes. Surgieron nuevos campamentos en todo el mundo desde Londres a Jerusalén, nuevos movimientos sociales desde Chile a Grecia y el 15 de Octubre nos juntamos todos en nuestra primera gran manifestación mundial. Ese día demostramos que todas estamos por lo mismo y que igual que el poder se mueve mundialmente sin atender a las leyes nacionales, también vamos a mundializar la ciudadanía y las resistencias, y ahí es tan importante la manifestante de Nueva York como los miles que hoy estamos en Cuenca.

Además de estos movimientos, nuevas mareas se han unido formando un tsunami de dignidad que no va a pararse por muchos diques que le pongan con reformas penales donde nos quieren tratar como terroristas. La marea verde seguirá luchando por el futuro educativo de todas nuestras hijas, la blanca defendiendo la calidad de la sanidad, la violeta feminista atacando los machismos del día a día y la marea roja que el 29M paralizo este estado va a seguir hasta echar abajo la reforma laboral. Un tsunami al que aquí en Cuenca se une la negativa a hipotecar el futuro de nuestra provincia con un cementerio nuclear donde queda claro que una vez más hay quien sigue poniendo por delante los intereses económicos que a las personas..

 

Mucha gente os dirá que no tiene sentido estar hoy aquí, que es estúpido pretender cambiar nada con una manifestación, que el dinero lo puede todo y solo podemos resignarnos e intentar vivir lo mejor posible con los derechos que nos permitan tener. Pero no os equivoquéis, como no se consigue nada es quedándose en casa. Todo lo conquistado, todos los avances sociales, han sido conseguidos por la movilización de la gente y siempre ha habido momentos donde parecía imposible ganar. Pero lo imposible a veces ocurre si somos lo suficientemente fuertes y estamos lo suficientemente unidas.

 

Sabemos, se nota, que estamos viviendo tiempos interesantes. En algunas cosas para bien y en muchas para mal, hay un sentimiento generalizado de que esta época va a pasar a la historia y quizá en un futuro no muy lejano alguien os pregunte que hicisteis cuando la avaricia rompió el saco de la especulación e intentaron acabar con los derechos sociales. Queremos responder con orgullo que salimos a la calle, que defendimos el futuro. Hay personas que no pueden estar hoy aquí. En especial Laura, la compañera sindicalista de Barcelona, detenida desde la huelga general del 29 de marzo, un mes y medio ya, junto a otros dos compañeros que ya han sido liberados. Un recuerdo para ella, y ¡mucho ánimo!

Pero nos alegra ver que no estamos solas, ¡que somos muchas! Por todo eso, muchas gracias.

Porque en esta situación, ahora mismo, tenemos una decisión que tomar: o nos resignamos y dejamos que desde arriba sigan jugando con nuestras vidas, o desde ya, tomamos el control, plantamos cara y empezamos a construir alternativas para que ese mundo desalmado que quieren construir no pueda con ese mundo que el 99% queremos. Hoy es un paso más.  Y mañana habrá que seguir dando otros. Así que gracias por estar ahí para acompañarnos mutuamente. Si conseguimos permanecer juntas no podemos perder.

 

¡Vamos todas juntas! ¡Vamos a ganar!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s