El Plan de Ajuste del Ayuntamiento (O de cómo la madera de la sierra arde bien y crea generosas cortinas de humo)

           Carretería es ya una realidad peatonal. Un espacio para “el ciudadano” y todas esas cosas que dicen los políticos. Se ha hecho además con los recursos de una empresa pública como es la Fábrica de Maderas del Ayuntamiento. Y la polémica que se ha generado es tremenda. Unas dicen que está muy bien, que es bonito, otras que es una chapuza, otras que dónde van a aparcar el coche, otras que había que hacerlo de obra y no de madera, que la madera un día saldrá ardiendo…
            A lo mejor ya está ardiendo, y generando una espesa y bochornosa cortina de humo. ¿No han notado que últimamente huele mucho a quemado y que las sirenas de los bomberos se oyen por todas partes? Dirán que son las pelusas de los chopos, pero ¿están seguros?
            Es una cortina de humo densa, oscura e impenetrable, que nos mantiene ocupados con Carretería mientras no vemos lo que pasa más allá, a la altura del número 1 de la Plaza Mayor, en el salón de plenos. Que no nos deja ver lo que es realmente importante. ¿Se han enterado de que el Ayuntamiento ha elaborado dos Planes de Ajuste? Si, si, un proyecto de recortes que nada tiene que envidiar al de Cospedal o al de Mariano Rajoy. Es más, en algunos puntos hasta coinciden, como en el IBI. ¡Qué cosa más curiosa! El alcalde revolucionario, el ciudadano manifestante Juan Ávila, que anunció que se vendría con nosotros el 12-M, resulta que tiene dos planes de recortes.
            El pasado mes de febrero el gobierno de Rajoy pidió a los ayuntamientos un plan de recortes como condición indispensable para acceder a una serie de créditos que ayudarían a pagar a proveedores. Antiguamente el acceso a un crédito como este no tenía por qué ir ligado a unos recortes. Pero desde la reforma de la Constitución que tuvo lugar en septiembre pasado, pactada por el PP y el PSOE sin que las personas nos enterásemos ni la pudiésemos votar, desde entonces decíamos, resulta que es obligatorio cumplir unos objetivos de déficit que nos obligan a recortar. La constitución nos obliga a pagar los intereses de la deuda antes que a tener escuelas en nuestros pueblos o servicio de oncología en nuestro hospital. Y sí, lo pactaron el PP y el PSOE, por mucho que ahora Ávila y Pulido se manifiesten a las puertas del hospital.
            Pues si, fruto de la herencia recibida, no queda más remedio que recortar. ¿Les suenan los argumentos? Pareciera esto el mundo al revés, pero no, recuerden: PPSOE gobierna. Las medidas tomadas son… bueno, son las que la prensa nos ha querido contar, porque las actas de los plenos del Ayuntamiento se cuelgan con al menos 3 meses de retraso (que no salte aquí el PP, que con ellos era lo mismo). Así que la del día 30 de marzo, en que se nos metió el “palo”, no está disponible. Además ¿para qué mirarlas, si sólo publican un extracto? Luego hablarán de transparencia… lo que nos deje ver el humo de Carretería.
Bueno, las medidas que conocemos pasan por gastar 50 millones de euros menos, y recaudar 27,5 millones más. Para ello se nos suben las tasas de recogida de basuras y alcantarillado, y del servicio de aguas en un 14%. Y eso sin privatizar. Además suben también las tasas de las escuelas deportivas municipales. Todo esto significa subir impuestos indirectos. Recordemos que los indirectos son los impuestos cuyo importe es exactamente igual para usted y nosotros, estando en paro, que para nuestro alcalde con su sueldazo. Además se eliminan las plazas de funcionario que de momento estaban vacantes, y se sube la jornada laboral dos horas y media, teniendo, pues, que despedir a algún incauto. Lo cual significa paro, desempleo. Como si nos fuera bien en este aspecto. Se elimina el Fondo de Acción Social, destinado precisamente a quienes menos tienen, y los concejales liberados se bajan el sueldo en 1.200 euros anuales. No sabemos qué porcentaje representa eso, pero teniendo en cuenta que Pulido se lo subió un 20%, y Ávila al llegar sólo lo bajó un 5%, creemos que aun nos deben algo menos de un 15% de bajada salarial. Por no hablar de los 9 concejales liberados, que no se van a reducir a pesar del recorte. Todo esto se completa con la venta de parcelas municipales, entre las que se encuentra el Camping del Pinar de Jábaga, que no deja de ser una propiedad pública, como los aeropuertos y estaciones que son del Estado, y que entonces vamos a privatizar. Si, efectivamente, privatización de bienes públicos. Y nosotros mirando a ver si nos tropezamos con las tablas en Carretería.
¿Les parece mucho? Pues no se equivoquen, porque el gobierno estuvo a punto de rechazarlo alegando que se le hacía escaso. Coincidieron todos, PP, PSOE e incluso UPyD, en afirmar que el rechazo sería una catástrofe. Pero Ávila se acordó de que en octubre ya nos había presentado un plan de recortes anterior, ¿no se acordaban ustedes? Pues sí, un plan que consistía en congelar la oferta de empleo público y no reponer jubilaciones, es decir más paro; eliminar el SIM, aunque ahora parece que se apuesta en el nuevo plan por fusionarlo con la fábrica de maderas y habrá que ver si no se despiden trabajadores; una subida de impuestos indirectos donde la estrella es el IBI. Por cierto, que por este motivo iba a salir a movilizarse en la calle el PP (Campaña “no nos toques los ibis”…), pero entre que Rajoy también lo subió, y que ahora todo el que proteste en la calle es un criminal (hasta 300 euros de multa si un poli te pide el DNI) se les han debido pasar las ganas; y el as en la manga, la conversión del servicio de aguas en una empresa pública, susceptible, pues, de ser vendida. Si venden el camping, ¿por qué no van a vender otras empresas públicas? Y a todo esto Carretería echando humo de las maderas de nuestra -no sabemos por cuanto tiempo- fábrica.
Y con esta sarta de recortes neoliberales el alcalde socialista de Cuenca suscribe 11 créditos con distintas entidades financieras, entre las que se encuentra Bankia curiosamente. Entidad que no nos va a perdonar el 6% de interés que nos ha cobrado, mientras el gobierno central la rescata con nuestros impuestos. Y así nos encontramos que hay que afrontar una deuda de 62,5 millones de euros con los bancos. En octubre, cuando el primer plan, sólo teníamos una herencia recibida de 12 millones. ¿Qué habrá pasado entre tanto?
Y nosotros hablando de la peatonalización de Carretería. Ahí están PP y PSOE peleándose. Debe ser lo único que les diferencia. Todo esto por no hablar de la reducción de frecuencias en el autobús del AVE (bendito ferrocarril convencional), del “Circo Melero” y de las foto-asambleas con Sahuquillo y Guijarro. Alcalde, ¿nos vemos en la siguiente mani?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s