Actualidad del fin de semana.

  • Desalojo de los indignados en Madrid tras las movilizaciones de estos días.

Un fuerte dispositivo de la Policía Nacional ha intentado desalojar a primera hora de la mañana a los indignados que desde el pasado fin de semana habían acampado en el paseo del Prado de Madrid. Aunque en principio la operación, que ha comenzado a las siete y media de la mañana, se ha desarrollado sin incidentes, luego ha degenerado en cargas policiales. No hay heridos ni detenidos. Los miembros del Movimiento 15-M no se han marchado del lugar, sino que se han concentrado en dos grupos de unas 170 personas en los alrededores del Congreso de los Diputados y en el Prado. Los indignados tenían previsto entregar hoy a los diputados un documento en el que recogen los problemas detectados Galicia, Murcia, País Vasco, Cataluña, Andalucía, Extremadura y Valencia durante la marcha popular de más de un mes que culminó el pasado sábado en la capital. Y lo han hecho y no por la fuerza, sino valiéndose de su truco.

Tres de ellos, dos chicas y un chico, se han vestido de manera elegante, con camisas en lugar del atuendo que supuestamente los caracteriza, y han logrado sortear el cordón policial que impide el acceso al edificio. Los jóvenes han dicho a los agentes que iban al hotel Palace, situado frente al Parlamento. Una de las jóvenes, Borena, ha entrado en el edificio y ha entregado la carta, de 17 páginas, en el registro del Congreso, donde se la han sellado. Borena, de 35 años y que llegó el viernes andando desde Barcelona, ha explicado que los bedeles y agentes que vigilan el edificio la han tratado “muy bien, con mucho respeto” e incluso la han acompañado hasta el registro. “Lo que queríamos era hacer llegar la voz de los pueblos, este trabajo está hecho, nos vamos a casa”, ha sentenciado Borena. Cuando los camuflados han vuelto de su misión en el Congreso, el corralito de indignados de la plaza de las Cortes ha estallado en alegría y abrazos. Eran 70 personas con tres tiendas, confinados por la policía en una especie de corral formado con vallas metálicas tras el intento de desalojo.

Cinco indignados, recibidos por IU

Marta Junco, de 23 años y otra de las indignadas que ha llegado desde Barcelona, ha explicado que su “intención” no era “impedir la entrada de los diputados al Congreso”, como sucedió en el Parlamento catalán, sino hacerles llegar sus “peticiones”. Sobre las once de la mañana, estos indignados se ha puesto a barrer y a recoger el lugar porque, una vez cumplido su objetivo, han levantado por el propio pie el campamento. En 20 minutos, ya no estaban las tiendas de campaña. El documento reivindicativo, además de entregado y sellado, va a tener más recorrido. A mediodía, IU se ha puesto en contacto con el grupo de indignados y les ha invitado a entrar en el edificio de los grupos, que se encuentra enfrente del Congreso. Su portavoz en el Congreso, Gaspar Llamazares, se ha comprometido a leer el texto en el pleno. Cinco de ellos, incluida Borena, han entrado a las doce y media en el edificio y han entregado el documento. “No nos representan [en referencia a IU, que dice compartir gran parte de sus postulados] pero son un instrumento para que se escuche la voz del pueblo”, comenta un portavoz del grupo, que ha decidido en acceder a la oferta de Llamazares.

Mientras tanto, el otro grupo de indignados, de unas 100 personas, lo pasaba bastante peor en el paseo del Pardo, donde hace a las diez y media de la mañana han cortado tres de los cuatro carriles de la circulación con una sentada. La policía, que ha desplazado numerosos furgones antidisturbios a la zona, ha intervenido sacándolos a la fuerza para reestablecer el tráfico y los ha metido en el paseo central. Se ha producido al menos una carga policial y escenas de violencia. Sin embargo, la Jefatura Superior de Policía asegura a media mañana, igual que ya ha hecho a primera hora, que la operación se ha desarrollado “sin incidentes” y que “no se han producido cargas”. No hay heridos entre los agentes ni detenidos, ha informado a este diario una portavoz policial. Por su parte, una portavoz del Samur ha explicado que el retén preventivo del servicio de emergencias movilizado en la zona no ha tenido que actuar. De momento, no se han levantado las tiendas de la zona de El Prado, que seguían en su sitio a las doce de la mañana, según ha podido comprobar este diario. Hasta el lugar también se ha desplazado los dispositivos de limpieza del Ayuntamiento de Madrid para limpiar la zona de la acampada, en la mediana, entre setos y zonas de recreo para niños.

ver artículo en El País Digital.

  • Marcha indignada de Madrid a Bruselas.

La asamblea celebrada este lunes por la tarde por los seguidores del denominado ‘Movimiento 15M’ ha decidido iniciar una marcha hacia Bruselas con la que dar continuidad a las movilizaciones, después de lamanifestación de este domingo.

Según ha informado ‘Acampadasol’ en Twitter, el foro constituido por este movimiento ha decidido en asamblea que este martes comience la marcha hacia Bruselas a las 17.00 horas en el km.0 de la Puerta del Sol. La primera etapa finalizará enAlcobendas.

Esta nueva movilización llega después de que este domingo miles de indignados tomaran otra vez las calles de Madrid para protestar contra el sistema. Lamanifestación puso a fin a un fin de semana en el que llegaron hasta la Puerta del Sol las seis marchas que canalizaron a unos 600 ‘indignados’ desde distintos puntos del país hasta Madrid.

Los participantes convocaron para este lunes por la tarde una asamblea general en la que decidir los siguientes pasos, y de la que ha surgido la que ya se conoce en ‘Twitter’ como “#marchabruselas“.

Leer artículo completo


  • Joseph Stiglitz, premio Nobel, interviene en el primer Foro Social del 15M

El tradicional gesto de manos agitadas en el aire con el que los indignados muestran su conformidad con una propuesta, se convirtió en sonoros aplausos y gritos de alegría. El moderador de la asamblea del I Foro Social del 15-M que se celebraba en el Parque del Retiro, en la que se debatía sobre la deuda y los desajustes sociales, preguntó al auditorio si estaba dispuesto ahacer un hueco en el turno de palabra al Nobel de Economía Joseph Stiglitz.

“Todo el mundo ha comenzado a gritar y a aplaudir, ha sido muy emocionante”, cuenta José Bellver, doctorando en Economía en la Universidad Complutense. Él, junto a otra compañera de su departamento, había coincidido en El Escorial por la mañana con el economista en el curso de verano Economía Política de la crisis. “Cuando terminó la charla nos acercamos a hablar con él y le invitamos a venir a este Foro. Ya conocía el 15-M, nos dijo incluso que el domingo se había pasado por la marcha”, cuenta Bellver.

Y allí se plantó poco antes de las 20.00 horas Stiglitz, en zapatillas y con ropa de sport, junto a su mujer y su hijo. Ante la sorpresa del público, el execonomista jefe del Banco Mundial agarró el mismo megáfono con el que los indignados llevaban desde por la mañana debatiendo acerca de la democracia participativa o las deficiencias del sistema e hizo un breve repaso a algunos de los problemas de Europa y Estados Unidos, como las graves cifras del paro o la situación en Grecia. “Esta es una oportunidad para que la economía aporte medidas más sociales”, argumentó el economista, que esbozó un discurso crítico con cómo los poderes políticos están gestionando la salida a la crisis. El premio Nobel animó a los presentes a responder a las “malas ideas”, no con la indiferencia, sino con “buenas ideas”. “Esto no funciona, hay que cambiarlo”, concluyó.

El economista se mostró además ilusionado con el 15-M y aseguró que la energía del movimiento le llegaba “al corazón”. No obstante, advirtió a los indignados de las dificultades de alcanzar éxitos en este proceso de cambio y aludió, para ello, a la necesidad de establecer diálogos y liderazgos.

Por la mañana, Stiglitz había asegurado que el Banco Central Europeo es un gobierno económico “atado a la teoría errónea” de que la inflación debe ser la piedra angular que conforme las políticas económicas, al tiempo que criticó que el Fondo Monetario Internacional se centre más en controlar a países pequeños, cuya incidencia en la economía es mínima, y no vigile a países como EEUU. “Tienen que vigilar a Estados Unidos y no a Guatemala”, espetó durante su paso por los Cursos de Verano de El Escorial, organizados por la Universidad Complutense de Madrid. De esta forma, Stiglitz señaló que “la mayoría de los bancos centrales deberían preocuparse del empleo, de la estabilidad financiera”, pero aquí, en Europa, “dijeron que sólo tenía que controlar la inflación”. Stiglitz, como integrante del Comité Científico que orienta a la Fundación Ideas, se reunirá hoy con Zapatero y Rubalcaba.

“Un referente”

Tras la breve intervención, la visita del premio Nobel se convirtió en el centro de muchas de las conversaciones de los indignados. “Es un referente para todos los que estudiamos economía desde un punto de vista crítico”, aseguró Manuel Gracia, estudiante de la Universidad Complutense.

Antes de que Stiglitz irrumpiera por sorpresa, los indignados llevaban desde las diez de la mañana organizados en asambleas en el primer Foro Social 15-M. Las profesoras de Historia y Sociología Marta Casaus y Teresa García Jiráldez inauguraron la jornada con una charla sobre la democracia participativa a la que siguió un largo de debate que se alargó hasta casi las tres de la tarde. En el turno de palabra, la diversidad del movimiento se dejó ver en lo variado de las intervenciones. “No representamos todavía a nivel numérico a nadie, pero mientras conservemos esta espontaneidad, sobreviviremos”, aseguró un joven llamado Alberto. “Hay que mover a la población con propuestas”, apuntó otro indignado de Salamanca.

A lo largo de toda la explanada que rodea al Palacio de Cristal, los indignados, sentados en círculos debatieron durante horas sobre política a corto y largo plazo, medio ambiente, cultura o sanidad. En la asamblea de Internacional, plantearon estrategias de coordinación de cara a la movilización del 15 de octubre y apuntaron la necesidad de buscar “señas de identidad” en materia de contenidos y acciones concretas con otros países.

En otra de las asambleas, un grupo de indignados decidió iniciar esta misma tarde una marcha a Bruselas con el objetivo de concentrarse ante el Europarlamento. “El 15-M no puede parar y no puede hacerlo ahora”, arengó un asistente.


  • La voz de un policía indignado en la Asamblea Nacional de Sol.


  • Fin de la marcha y reconquista de Sol.Llegaron más de los que se esperaban. Entraron como seis batallones por las puertas que confluyen en la Puerta del Sol e inundaron la plaza. Se sentaron en el suelo y empezaron una asamblea multitudinaria. Y como suele suceder cuando los indignados se juntan, la reunión se prolongó más de la cuenta. El micrófono pasó de mano en mano. Dio tantas vueltas que hasta le llegó a un policía: Javier Roca Sierra, y el agente dejó helado a más de uno: “Yo y muchos de mis compañeros también somos indignados y os apoyamos”.Como si el mundo se hubiese parado hace dos meses la Puerta del Sol rebobinó ayer hasta los días en los que los indignados tenían tomada la plaza. Lo hicieron como siempre, con sigilo al principio en forma de pequeñas marchas desde todos los puntos de España, pero con toda la fuerza que arrastran miles de personas entrando a la vez en Sol, a la que llaman su “casa”.Ver artículo “La reconquista de Sol”  en El País digitalUna locutora de radio acerca su boca al micrófono: “Estamos en el aire”. Es Ágora, la radio del movimiento 15-M que vuelve a emitir en directo desde la Puerta del Sol. Prueba de que los indignados han vuelto a tomar la plaza. Cientos de ellos, que han recorrido el país pueblo a pueblo, hicieron su entrada ayer en este lugar que fue el epicentro del movimiento. La imagen del kilómetro cero invadido por carpas y tiendas de campaña hace dos meses dio la vuelta al mundo: ese mismo espíritu reivindicativo volvió ayer a tomar Sol. En cada acceso, una pancarta esperaba a los caminantes: “Bienvenida, dignidad”. Exhaustos, muchos llegaron con llagas en los pies después de andar cientos de kilómetros.La república de Sol,como se conocía a esta miniciudad que pusieron en pie los indignados, volvió a tomar forma desde primera hora de la mañana. Con maderos, clavos, tuberías, se levantaron carpas y tenderetes. La sección de Alimentación fue la primera en ponerse en marcha para poder dar de comer a este regimiento. “Bienvenido sea todo lo que la gente quiera traer”, explicaba Daniel. A su espalda se amontonaban paquetes de arroz, pasta y sacos de patatas y tomates. Unos agricultores descargaron de sus furgonetas kilos de sandías, melones, pimientos y naranjas. Espontáneos compraban en supermercados cercanos y dejaban ahí bolsas repletas de comida. Más allá se abría de nuevo la biblioteca y se intercambian libros de texto para el nuevo curso o se tomaban prestados ejemplares.A mediodía, la ciudad de los indignados ya era otra vez realidad. En la radio discutían sobre la agresividad del sistema financiero y la necesidad de “enterrar” el discurso político actual. “Detrás se instaló un plató de televisión en el que se discutían temas parecidos. Todo volvía a recobrar vida. El periódico 15-M news,en blanco y negro y anunciando en su portada la llegada de las columnas, pasaba de mano en mano.Ver artículo ” La republica de Sol, da la bienvenida” en El País digital
  • Dia 23 de julio en Sol


  • 23 razones para el 23


  • Llegada de la ruta del Este a Madrid.

Video documental del recibimiento y la asamblea en Getafe en http://www.facebook.com/video/video.php?v=253431851334203&comments

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s